Reseña de Mercados Globales - Septiembre 2017

02 de Octubre de 2017

Septiembre en los mercados globales

Los Banco Centrales profundizan señales de fin de ciclo para una era de estímulos: la Reserva Federal anunció que comenzará a desprenderse de activos en su balance, al tiempo que su par de la Unión Europea, el BCE, ya discute oficialmente el tapering o relajamiento gradual de su shopping mensual de deuda. El anuncio hizo despegar al euro.

La renta variable sigue motivada: todos los índices de EE.UU. cerraron el mes en máximos históricos, lo que empieza a levantar algunas preguntas. Trump anunció el plan de baja de impuestos y luce con buena perspectiva en el Congreso. ¿Festejarán las empresas finalmente? Por último, el riesgo geopolítico sigue vigente. Merkel gana elecciones, pero la ultraderecha se cuela en el parlamento; aumentan las tensiones con Corea del Norte y el referéndum en Cataluña toma forma inquietante.

 

¿Qué están leyendo los grandes jugadores globales?

 

Los mercados nos cuentan historias divergentes. Por un lado, las acciones siguen escalando en el año en un optimismo imbatible, pero las tasas de los bonos revierten curso e incluso caen, mostrando cierto pesimismo de cara al futuro. ¿Quién tiene razón? 

El Jefe de Inversiones de MFS, James Swanson, explica que el ciclo alcista en renta variable muestra “ciertas señales de envejecimiento”. Transita el noveno año desde la crisis, cuando el promedio histórico de un ciclo es de 5 años y el máximo fue de 10.

Explica: “Si un ciclo es un paciente que viene al doctor, éste le diría: ya tienes 80 años, no puedo recetarte lo mismo que te daría si tuvieras 20. Las señales están en presiones sobre los márgenes, perspectivas de tasas al alza por parte de bancos centrales y una especulación creciente, todos factores que tienden a ocurrir hacia el último tramo del ciclo alcista”.

Seguimos pensando que las probabilidades de recesión en el corto plazo son bajas. La volatilidad puede aumentar un poco, pero no veo una crisis global por delante. No obstante, vemos un recorte en los spreads de crédito y caídas de volatilidad tanto en renta variable como en renta fija”, observa Dan Ivascyn, CIO de PIMCO.

Nuestra visión: gradualmente reducir la sobre ponderación a este tipo de riesgos hacia un nivel neutral, no necesariamente negativo. Pensamos que con estas valuaciones el inversor querrá actuar con un poco más de cuidado y construir flexibilidad hacia el futuro.

Según Joachim Fels, director, tanto un shock externo como una respuesta agresiva de la Reserva Federal podrían desencadenar la próxima recesión. Si bien no es inminente, las chances para los próximos 3 a 5 años están en 70%. El foco para el inversor global está en tres puntos:

  • Preservación del capital, privilegiar Retornos de Capital por encima de Retornos sobre el Capital.

 

  • La asignación debería contar con bonos soberanos, que usualmente se comportan bien durante una recesión y contribuyen a la diversificación.

 

  • Hacer pie en oportunidades en mercados emergentes para diversificar algunos riesgos.

 

 

El fondo de inversión se muestra bullish respecto a los bancos de EE.UU., dado “el crecimiento económico, la normalización monetaria y los prospectos de desregulación en la industria”. A su vez, su rendimiento en el año está rezagado respecto al promedio del mercado y de pares europeos.

Asignación de activos: sobreponderación en acciones e infraponderación en crédito de la Eurozona, soberano y subsoberano.

Las acciones de EE.UU. transitan un momentum con ganancias que han crecido a dos dígitos en el primer semestre. Los progresos de política tributaria debieran soportar más utilidades en 2018. En Europa, vemos un crecimiento sobre la media de la actividad económica y beneficios sostenidos.

En Japón, la renta variable es favorecida por perspectivas de crecimiento global, ganancias sólidas y la política del Banco de Japón. Riesgos: un yen fortalecido.

En Emergentes, reformas económicas y valuaciones razonables favorecen una posición en renta variable. Los riesgos: variaciones abruptas en las monedas.

 

Las preocupaciones sobre la geopolítica y el traspié en la inflación de EE.UU. son superadas ampliamente por una recuperación sostenida y sincronizada en el crecimiento global. Más allá de la madurez relativa del ciclo de EE.UU., creemos que los riesgos de recesión siguen mudos y que la combinación de ganancias globales al alza y condiciones financieras todavía relajadas favorecen una posición en acciones y otros activos de riesgo.

 

Los retornos de equity en el último tramo del ciclo son usualmente positivos salvo un ajuste abrupto en las condiciones financieras. El ritmo gradual de normalización y la falta de inflación sugieren un ambiente propicio para tomar riesgos, aunque siempre pendiente de deterioros potenciales en datos de empleo y de confianza en empresas y consumidores.

Septiembre en los mercados